· 

Lucrecia Real - Líder de la Unidad BIM de EBISA

Lucrecia Real, Líder de la Unidad BIM de EBISA
Lucrecia Real, Líder de la Unidad BIM de EBISA

BS. Lucrecia, podría decirse que eres una veterana en el mundo BIM. ¿Podrías contarnos como fueron tus primeros pasos?

 

LR. Trabajaba en una empresa constructora como directora de obra, pero cuando nació mi hijo quise estar con él. Entonces empecé a estudiar con libros por mi cuenta, en ese momento AutoCAD y después Architectural desktop.

Después empecé a trabajar con un reseller de Autodesk, como Ing. De aplicación y en una capacitación de Architectural desktop, nos mostraron un nuevo software que había adquirido Autodesk, Revit.

Comparándolo con la forma de trabajar de aquella época de Architectural desktop, Revit era mucho más dinámico, más atractivo. Empecé a estudiar de los helps que tenía el programa y me certifiqué. Si no recuerdo mal era el Revit 7. En esos momentos no se hablaba en Argentina de BIM, ni tampoco de Revit. Era una de las pocas personas en mí país que estaba con esta herramienta. De hecho, muchos de mis amigos me decían larga ese software, no vas a llegar a nada. Fue como luchar contra la corriente.

Anduve por muchos estudios, empresas y no tenía mucho éxito con la implementación de Revit.

Después me fui a trabajar en Sonda, el distribuidor mayorista de Autodesk, y en el 2009 me llaman de la consultora Internacional MWH para que vaya a ver un proyecto y ver si se podía hacer la parte de hormigón con Revit. Era el proyecto del Canal de Panamá. Además de ser un desafío el utilizar ese software para ese tipo de proyecto, no había casi modeladores de Revit. Así que como me entusiasmo el proyecto, me fui a trabajar con ellos.

 

BS.  Háblanos del proyecto del Canal de Panamá. ¿Qué aportó BIM al mismo? ¿Qué lecciones aprendidas sacaste de dicho proyecto?

 

LR. Aprendimos muchísimo con este proyecto. Era un proyecto donde se debían coordinar diferentes especialidades, oficinas, lenguajes, horarios, plataformas; y sólo lo pudimos hacer por la posibilidad de trabajar en esta tecnología.

Tuvimos muchísimos contratiempos, la inexperiencia de trabajar en forma simultánea con modelos en diferentes ciudades, (Buenos Aires, Chicago, Pune) y a prueba de equivocarnos y analizar concluimos en divisiones de modelos, linkeos, definición de tamaños máximos, etc.

A medida que el proyecto sufría modificaciones se veían los beneficios, la documentación se actualizaba, los cómputos salían solos.

Luego empezamos a trabajar con Naviswork, que recién empezaba a conocerse y lo utilizábamos para realizar las reuniones de coordinación on line, entre los diferentes centros de diseños. Fue muy importante el uso de este software. Teníamos muchísimos conductos, drenajes, que pasaban uno al lado del otro y creo que hubiese sido terrible coordinarlo de otra manera que no hubiese sido con los modelos de todas las disciplinas unidos en un modelo federado. Se generaban los reportes y se enviaban las diferentes acciones a los centros correspondientes para realizar las modificaciones.

Pero una de las cosas que más nos costó es encontrar gente que sepa de estas herramientas y procesos. Es por eso que se necesita capacitar y es una de mis pasiones. Este año tuve la suerte de ser nombrada Directora Regional del Master Internacional BIM de Ingeniería de Zigurat y mi objetivo es capacitar y lograr que la gente entienda que no es solo aprender una herramienta y comandos, sino es algo más profundo. Son metodologías, procesos que debemos entender y poner en práctica.

 

BS.  Has trabajado en proyectos en diferentes países de América. ¿Cómo ves el nivel de madurez BIM en ellos?

 

Los países de Latinoamérica tienen diferente nivel de madurez.

Chile a través del Plan BIM 2020 tiene la meta de la utilización de la metodología BIM para el desarrollo y operación de proyectos de edificación e infraestructura pública para el año 2020. Están trabajando muy bien con las cámaras, BIM Forum, universidades, un proyecto a seguir y tomar como ejemplo para otros países.

México, Perú, Panamá, Uruguay, ya trabajan en sus respectivos BIM Forum.

En Argentina, se está trabajando en el BIM Forum, junto con la cámara de la construcción y una mesa BIM de gobierno. Estamos aun evangelizando a todo el sector de la construcción y esperanzados en lograr más apoyo del gobierno para su difusión.

La universidad de Buenos Aires tiene una especialización en BIM, y todos los años organiza el BIM Fadu, donde profesionales de diferentes especialidades cuentan sus experiencias.

Este año se ve mucho más movimiento, la gente se acerca a las reuniones que se generan en las distintas organizaciones y empresas que comercializan productos BIM. Hay empresas de construcción muy importantes de Argentina que lo están utilizando y están contando sus experiencias y los beneficios que consiguieron. BIM no es el futuro, BIM es el HOY.

 

BS. Actualmente estás colaborando con el Gobierno Argentino. ¿Podrías decirnos qué se está haciendo desde el mismo para la implantación de BIM? ¿Y el sector, qué acciones está llevando a cabo?

  

LR. En este momento estoy trabajando en EBISA, que pertenece en un gran porcentaje al estado. Maneja todos los proyectos hidroeléctricos del país, y queremos establecer los estándares BIM para este tipo de proyecto. Queremos que nos entreguen los modelos como el gobierno lo necesita, que tenga toda la información para su mantenimiento y operación.

Además, como parte de la mesa BIM de gobierno a la que me llamaron para colaborar, estamos comenzando a generar lineamientos básicos, organizándonos para que involucrar a todos los sectores del gobierno y entre todos sacar documentos que ayuden en la implementación.

  

BS. Por último, ¿Ves factible establecer algún programa de cooperación relacionado con BIM entre los diferentes países de habla hispana que permita compartir trabajos, experiencias, etc.?

 

      LR. No es que lo vea factible, lo veo necesario e imprescindible. Todos los países de habla hispana tenemos que unirnos y colaborar. La experiencia de cada uno es enriquecedora, aprendemos de las buenas prácticas y de las lecciones aprendidas.

Espero que muy pronto estemos hablando de un comité BIM de habla hispana, en el cual me encantaría participar.