Pablo Maroto - Marketing Director en KNAUF

Pablo Maroto, Marketing Director en KNAUF
Pablo Maroto, Marketing Director en KNAUF

BS. Pablo, Knauf fue uno de los primeros fabricantes de productos de construcción que decidió crear una librería de objetos BIM, ¿Qué motivó esa decisión? ¿Cuáles fueron los primeros pasos? 

 

PM. Realmente, Knauf siempre quiere estar a la vanguardia de toda innovación posible y de su implementación en la construcción y BIM no dejaba de ser una oportunidad para innovar. Hace unos años no sabía lo que era BIM y me asombró las posibilidades que podía ofrecer esta metodología de trabajo.

 

Por aquel entonces no habían muchas empresas del sector que ofrecieran librerías de objetos BIM, cosa que sorprendía, y curiosamente, no sólo en España, si no a nivel de Europa.

 

Se hablaba mucho de BIM pero curiosamente la industria en general no generaba librerías de una forma estandarizada, y esto podía ser una barrera para el uso de la metodología BIM pues es más que necesario disponer de estas librerías con información fidedigna. Incluso dentro del grupo Knauf no había mucha información.

 

Queríamos ser de los primeros. Empezamos a generar una biblioteca de calidad, y fuimos la primera empresa de materiales de construcción que se asoció a  buildingSMART en España. Creo que marcamos una tendencia, y al cabo de poco tiempo, muchas empresas en España empezaron a generar librerías y a asociarse a buildingSMART y ahora ya somos varios los asociados

 

Hoy en día ya somos muchos los que hablamos de BIM, pero… realmente ¿se está llegando más allá de una forma rápida y ordenada?

BS.  ¿Qué beneficios habéis encontrado al disponer una librería de objetos BIM?

 

PM. Ofrecer una biblioteca de objetos BIM nos da la posibilidad de entrar en proyectos de una forma más directa. Muchos son los profesionales que solicitan información, y que nos ayudan a mejorar. De nuestra WEB, es lo que más descargas tiene.

 

Gracias a estar en este entorno, hemos podido acceder o ser consultados para participar en algunos proyectos europeos en el que tocan este tema.

 

El mayor problema es que no todos los actores que intervienen en la construcción trabajan en entorno BIM de tal forma que no se puede agrupar en un gran modelo donde todos puedan tener el acceso a la última información en tiempo real, eso no nos permite avanzar más rápido en esta tecnología. No sé hasta qué punto se llega a aprovechar todo el potencial e información que puede ofrecer esta metodología.

  

BS.  Habitualmente recibimos consultas en buildingSMART desde fabricantes que quieren modelizar sus productos pero si tienen un amplio catálogo no saben por dónde empezar. ¿Qué criterios siguió Knauf para comenzar la digitalización de su catálogo?

 

PM. Empezar es siempre complicado, pues la cantidad de información que puede existir  en materiales, sistemas… puede hacer que pierdas el principal objetivo que es salir al mercado con una biblioteca sencilla que pueda aportar a los profesionales, las soluciones más básicas. A partir de aquí, es cuestión de continuar y extender la librería.

 

Se ha de tener cuidado con la cantidad de información que se incorpora en los archivos, pues mucha de esa información luego no es tratada en el proyecto de forma automática, al menos por ahora. Lo mejor es empezar por los sistemas más utilizados pero lo más decisivo es, en qué plataforma hacer los archivos pues existen numerosos Softwares y eso puede derivar a una inversión importante.

 

BS. Knauf es una empresa multinacional, ¿Cómo afecta eso a la gestión de vuestra librería de objetos BIM?

 

PM. Esto es una gran ventaja. Las empresas multinacionales pueden optimizar la inversión si trabajan en grupo, de una manera centralizada desde la empresa madre. Hacer los archivos básicos desde la central y posteriormente adaptarlos y traducirlos, supone un ahorro en tiempo y dinero.

 

Una vez arrancamos en la península con la librería, rápidamente otras empresas del grupo empezaron a sumarse y gracias a esto, conseguimos ahorrar gastos y a evolucionar mucho más rápido.

  

BS. Actualmente existen varias aplicaciones SW para el modelado BIM, así como un formato abierto y estándar, el IFC, para el intercambio de información entre aplicaciones BIM. Como fabricante, ¿Crees que debéis crear una librería de objetos en el formato de cada aplicación SW o el uso del estándar IFC puede simplificar esto?

 

Esto es un problema. La inversión que tiene que hacer la empresa para poder ofrecer una librería de objetos BIM, se incrementa debido a las diferentes plataformas existentes. La decisión de elegir el software más adecuado es realmente complejo, más aún cuando se trata de una empresa multinacional donde según el país un tipo de software es más usado que otro.

 

Una buena armonización es totalmente necesaria. Si se tratase de un formato abierto y estándar como podría ser el IFC, sería de una gran ayuda y quizás provocaría que se extendiera más entre la industria.

 

El intercambio de información, puede limitar la creación de los archivos, si este intercambio no es realmente bueno, y no se pueda traspasar toda la información de una manera correcta. Esto implica que sea imprescindible definir bien los parámetros que se deben incluir en estos archivos, y esto hoy en día es un tema que también se está resolviendo.

Escribir comentario

Comentarios: 0