"Little BIM". Entrevista a David Delgado Vendrell

EL BIM NO SOLO ES PARA LOS GRANDES PROYECTOS.

 

 

 

 

 

 

David Delgado Vendrell, tiene 38 años es Arquitecto y tiene un estudio de Arquitectura. Su actividad está en las comarcas del Penedès, en la provincia de Barcelona.

 

Se ha escogido a David para la entrevista porqué es un claro exponente de lo que puede significar la utilización del BIM en un despacho de  arquitectura unipersonal.  El BIM no solo es para las grandes empresas y para grandes proyectos. 

bSSCH - Cuando conociste el BIM, ¿cómo fue tu primera toma de contacto?

 

DDV – La primera toma de contacto fue en el año 2009. Me instalé una versión de REVIT, pero al ver la complejidad ahí se quedó. Después de instalarla y averiguar un poco el potencial, dejé el tema aparcado y la desinstalé al cabo de poco tiempo. A finales del año 2013 volví a retomar el tema con mucho más interés. Gracias a las redes sociales y la información disponible empecé a ahondar más en el BIM. Empecé a aprender Archicad a través de video tutoriales existentes en internet. En aquella época el material disponible para aprender Archicad en español era mayoritario. Pronto empecé a aprender a modelar y enseguida empecé interesarme cada vez más.

 

bSSCH – ¿Qué te motivo empezar a usar el BIM?

DDV – Sin duda alguna lo debo a mi inquietud personal, y a buscar una mejora en la eficiencia de mi trabajo. Ser arquitecto autónomo y el tener en cuenta mi tipo de cliente habitual en el contexto actual influyeron mucho en tomar esta decisión. Me motivé yo mismo, a la hora de empezar este camino. No me sentí obligado por nada ni por nadie.

 

bSSCH – ¿Qué valoraste a la hora de escoger una herramienta BIM ?

 

DDV – Si he de ser sincero, no realicé ninguna matriz de valoración ni nada por el estilo. Ahora bien,  tener material disponible, video tutoriales y diferente tipo de información por la red, me ayudó a decantarme por Archicad como mi herramienta BIM. Valoré positivamente el enfoque y el interface del programa y la disponibilidad de mucha información en la red.

 

bSSCH – ¿Cuánto tiempo estuviste de transición ?

 

DDV – Después de realizar mis primeras tomas de contacto y de ir aprendiendo el manejo de la herramienta enseguida me vi capaz de empezar a realizar trabajos en BIM. No obstante en el día a día del trabajo, lo fui utilizando de forma gradual en diferentes proyectos que hasta un año después de empezar  lo consolidé. Mi etapa de transición duró aproximadamente un año. El hecho que realmente me permitió dar un paso más allá fue el de buscar ayuda externa, de esta forma decidí recibir formación y asesoría  para mejorar mis conocimientos de la herramienta y conocer más profundamente sus posibilidades, cosa que de forma autodidacta no hubiera podido ser.

  

bSSCH – ¿El BIM te ha permitido ser más eficiente ?

 

DDV – En primer lugar debo decir que gran parte de los objetivos y expectativas que me plantee al iniciar esta etapa los he conseguido, pero no todos. Al menos mis procesos internos los he mejorado mucho y todo lo que depende de mí lo he podido realizar. Cuando debo de colaborar con otros agentes en mis proyectos a los que suelo recurrir, y salir de mi parcela controlada, me encuentro con la dificultad de no poder utilizar el BIM tal y como me gustaría hacerlo.

 

En la parte de diseño arquitectónico y producción de planos utilizo el BIM. Pero en  las instalaciones sigo con el procedimiento habitual y tiro de esquemas. Me gustaría poder realizar modelos BIM de instalaciones y realizar clash-detections pero el tiempo que es necesario invertir para desarrollar esos usos del BIM es demasiado: los precios están como están y tener este tipo de costes ahora no son asumibles ni el cliente está dispuesto a pagarlo, sobretodo en mi mercado.

 

bSSCH – ¿Has trabajado en algún proyecto en donde has podido colaborar con otros agentes utilizando el BIM?

 

DDV – En el primer proyecto integro que desarrollé en BIM, pude colaborar con otros compañeros utilizando la herramienta Teamwork de Archicad, de esta forma varios colaboradores pudimos acceder al modelo ubicado en un servidor y pudimos trabajar a la vez. Esa colaboración se realizó en la parte de diseño y en el tema arquitectónico específicamente.

 

bSSCH – ¿Qué opinas sobre el hecho de tener plantillas, procedimientos, normas y protocolos en tu despacho?

 

DDV – Lo veo esencial, una necesidad indispensable cuando trabajas en BIM. Después de terminar el primer proyecto piloto, e iniciar algún otro más vi la necesidad de poner “orden” a las cosas. A partir de ahí me di cuenta que tener una plantilla propia personalizada, con la biblioteca de contenidos y materiales personalizados era necesario y básico, sobre todo para mejorar mi eficiencia a la hora de utilizar el software. 

 

Preguntas recurrentes sobre qué materiales utilizo más, cómo realizo las mediciones o cómo entrego mis trabajos me indujeron a protocolizar mi forma de trabajar como una necesidad para mejorar.  Ha sido un proceso lento, de auto-aprendizaje  pero me ha permitido cumplir con los objetivos a la hora de utilizar el BIM.  No ha sido ni sencillo ni inmediato. Sin el BIM también podría haber tenido esos protocolos, pero no me encontré con la necesidad de hacerlo: tenía una forma de trabajo dispersa en la que ya estaba acostumbrado a moverme.

 

Como conclusión el BIM me ha ayudado a ser más riguroso y a tener estándares.  En mis estándares soy consciente de que tengo una versión Beta de mi plantilla pero veo que en función del avance y de las  nuevas actualizaciones  del software y mis propias necesidades iré evolucionándola. Si por ejemplo para las  ejecuciones de obra me veo con la necesidad de desarrollar usos del BIM para temas de control de obra tendría que incluir esos aspectos o desarrollar una plantilla para tal efecto

 

bSSCH – ¿Cómo ves el futuro del sector a través de la utilización del BIM?

 

DDV – El BIM está reclamando una forma de ser diferente a la que actualmente tenemos. En los despachos pequeños de arquitectura la tendencia ha sido de tener estructuras cerradas. Este tipo de  estructuras no permiten desarrollar el potencial que tiene esta herramienta.

 

Si has hecho o has empezado a utilizar el BIM, esto te puede abrir otras vías de negocio. Puedes ser un átomo dentro de estas moléculas colaborativas que se empiezan a gestar. A nivel nacional o internacional te puede abrir puertas que de la forma tradicional seguro que tendría cerradas.

 

En mi entorno habitual de trabajo y en mi red de colegas / colaboradores soy de los pocos que utiliza BIM, y eso que ya llevo 13 años de recorrido profesional que me han permitido conocer mucha gente.

 

Aunque me metí en este mundo antes de que en España se empezara a hablar masivamente de BIM no creo que haya una burbuja o “Tsunami” sobre el Tema. La parálisis que sufre el sector no ha podido generar burbuja alguna. El BIM sin duda alguna irá a más.

 

 

Con el paso del tiempo me he dado cuenta que meterme en el BIM ha sido una gran elección y me ha permitido encaminar mucho mejor mi futuro. Me veo preparado para los retos que se me presenten.

Escribir comentario

Comentarios: 0